Noticias

Entrevistas: Opiniones y proyectos de la compañía.

1 Junio 1998 en ESTRATEGIA EMPRESARIAL


ENTREVISTAS: OPINIONES Y PROYECTOS DE LA COMPAÑIA


El futuro de Internet y Bill Gates


Antes de elucubrar sobre las maravillas futuras de Internet conviene recordar que Internet no es más que un potente artilugio desarrollado por el hombre, y que éste lo utilizará en beneficio propio para satisfacer sus intereses de siempre. No es lo mismo la utilización que hará una empresa cuyo principal interés es ser rentable, que la utilización doméstica que estará orientada al ocio, o la utilización política que estará orientada a poner la información al servicio del poder. Por su parte, Gates quiere acaparar el mercado de software Internet, igual que ha acaparado el mercado de software de usuario de PC.

Sobre si Internet va a cambiar nuestras vidas, la respuesta es sí, pero yo no me preocuparía; ya ha habido otros inventos en este siglo que también han cambiado nuestras vidas y los hemos asimilado sin ningún trauma (teléfono, radio, televisión etc.). Hay una característica de Internet que la hace especialmente interesante y es que, a diferencia de teléfono que es una comunicación uno a uno, o la televisión y la radio que son comunicaciones uno a muchos, Internet posibilita la comunicación por comunidades de interés. Esa comunidad de interés puede ser las empresas del sector de la máquina-herramienta, las personas que comparten un hobby exótico, una multinacional o una ONG. Por esta razón creo que se puede utilizar la Red como catalizador en el proceso de reafirmación de pequeñas comunidades con una identidad diferenciada. Desde el punto de vista técnico el futuro de Internet está garantizado. Confluyen en la Red nuevos desarrollos técnicos que permiten darle más potencia, nuevas inversiones en infraestructuras que absorberán el aumento de tráfico y un gran crecimiento en el número de clientes conectados que permitirá optimizar la relación calidad/precio.

Esto no significa que dispondremos de una Internet gratuita y rápida, sino que quien desee conectar a Internet con fiabilidad y velocidad podrá hacerlo a un precio razonable. La velocidad es una de las principales preocupaciones actuales, para mejorarla tenemos ya disponibles los modems de 56 bits/seg. desde una línea telefónica normal. El siguiente paso es la RDSI con 64 o 128 k. Más adelante tendremos la transmisión DSL entre abonado y central telefónica (Gates está en ello).

Además de esto conviene no olvidar el resto de eslabones que intervienen en una conexión Internet, nuestro PC, el proveedor de Internet, sus línes hasta el destino deseado y el ordenador del otro extremo. Si cualquiera de estos eslabones está saturado, de nada nos servirá la velocidad de los restantes. A medida que el mercado vaya madurando tendremos en el futuro más clara la oferta de servicios Internet y podremos elegir el tipo de acceso más adecuado a nuestras necesidades. Tendremos para elegir proveedores globales, nacionales y locales y diferentes medios de acceso, el teléfono, la televisión por cable, la red eléctrica o el satélite (también aquí está Gates).

En lo referente a contenidos podremos hacer muchas cosas: recibir noticias seleccionadas de los temas que nos interesan, traernos una canción o una película que nos apetezca y pagarla on-line con un sistema de dinero electrónico, etc. En definitiva, tendremos tantas nuevas posibilidades para llevar a cabo nuestros intereses, que el auténtico problema será saber qué es lo que de verdad nos interesa. Bill Gates si que lo sabe y no le para ni su tocayo de la Casa Blanca.


  • Enviar por email
  • Imprimir
Volver