Noticias

Sarenet y la Spri celebran los quince años del correo electrónico

22 Mayo 2003 en EL CORREO,OPTIZE.ES,NOTICIASDOT.COM


SARENET Y LA SPRI CELEBRAN LOS QUINCE AÑOS DEL CORREO ELECTRÓNICO


Celebran los quince años del primer correo electrónico en el País Vasco

En el momento del envío del primer correo electrónico en el País Vasco, el 23 de mayo de 1988, por parte de SPRITEL, germen de lo que es hoy en día Sarenet, sólo existía en España una red telemática más, albergada en Madrid.
· El correo electrónico se ha situado hoy como la h


Sarenet, el operador Internet especializado en empresas e instituciones y SPRI (Sociedad de Promoción y Reconversión Industrial), celebran hoy el decimoquinto aniversario del envío del primer correo electrónico en el País Vasco. El envío de este primer correo electrónico, realizado el 23 de mayo de 1988 por el entonces vicelehendakari Ramón Jaúregui, constituyó el acto inaugural de la primera red telemática del País Vasco.


Con el texto “Queda inaugurado el sistema de correo electrónico de la red SPRITEL”, este correo electrónico fue el principio de lo que hoy es una de las principales actividades de comunicación que se desarrolla en Internet. Para hacernos una idea del volumen de información y la consolidación con la que cuenta este sistema, cabe destacar que por los servidores de Sarenet pasan diariamente más de medio millón de correos electrónicos. Esto refleja la importancia que esta herramienta ha cobrado actualmente para la actividad profesional en las empresas, principales clientes de este operador Internet.


Un poco de historia


El Programa SPRITEL fue creado por SPRI en 1987, para promover la utilización de una nueva tecnología, la Telemática, base de lo que es hoy en día Internet. SPRI puso en marcha esta iniciativa con 3 objetivos: promover la utilización de la Telemática como herramienta por las empresas del País Vasco, favorecer la aparición de una industria telemática capaz de satisfacer las demandas de las empresas y, por último, conseguir los objetivos anteriores con una ventaja en el tiempo respecto a otras regiones. En definitiva, un objetivo que no se medía en rentabilidad económica sino en conseguir retornos en competitividad y eficiencia en el tejido empresarial vasco.


En principio, el objetivo de SPRITEL era el acceso de los usuarios a las bases de datos internacionales en las que estaba albergada la información y el intercambio de la misma entre ellos, siendo la primera red telemática de uso general que existía en España, además de la de Telefónica.


De este modo, SPRITEL creó una de las primeras Redes Telemáticas que permitían el acceso a bases de datos y a los primitivos sistemas Videotex europeos. “En el momento en que pusimos en marcha SPRITEL sólo había en España otro servicio como el nuestro, que se encontraba ubicado en la Universidad de Ingenieros de Telecomunicaciones de Madrid”, recuerda Roberto Beitia, consejero delegado de Sarenet y director de SPRITEL durante sus ocho años de existencia.


Bajo eslóganes como “SPRITEL comunica a los ordenadores que les va a echar un cable” o “Si no aprendes a hablar por teléfono, te vas a quedar colgado”, la iniciativa también ofertaba equipos y módems de conexión a precios competitivos, siempre con el respaldo de SPRI, al mismo tiempo que firmaba acuerdos con los principales proveedores de información on-line de la época, con el fin de que SPRITEL fuera el distribuidor de esa información.


En 1994 SPRI, creadora del programa SPRITEL, decide que la iniciativa se transforme en una actividad empresarial privada. De este modo nace Sarenet, cuya actividad empresarial es la continuación de la labor realizada por los mismos trabajadores que en un principio desempeñaron su actividad en SPRITEL y que se unieron, en su totalidad, a la nueva compañía privada.


El funcionamiento de SPRITEL


El funcionamiento de la red hace quince años era sencillo. El usuario de este servicio telemático, tras conectar con su terminal a través de la línea telefónica a cualquiera de los centros de comunicación que la red tenía en las tres capitales vascas, podía acceder a los diferentes sistemas telemáticos existentes internacionalmente, o bien conectarse entre ellos o con los equipos instalados en la Administración Pública.


En cuanto al envío de un correo electrónico, el usuario debía emplear una plataforma y un software determinado. El terminal era específico de texto, sin gráficos, y el sistema era un poco más complicado que el hipertexto, accediendo sin dificultades a través de un sistema de menús. De este modo, cualquier usuario con un PC y un módem podía enviar un correo electrónico, o acceder a “boletines electrónicos”, similares a los actuales “chats “ de Internet.


Gracias a este nuevo sistema, las empresas y profesionales podían contactar con bancos de datos internacionales, utilizar el correo electrónico, videotex, y una amplia gama de servicios que sólo las redes telemáticas podían ofrecer.


En aquel momento, este mail se envió con un sistema basado en los principales Proyectos de Investigación Europeos. “El correo electrónico era muy usual en Estados Unidos, pero aquí era un completo desconocido”, explica Beitia. “Mucha gente que venía de estudiar y trabajar en ese país, ofrecía su conocimiento sobre este medio a las empresas, que lo adoptaban gracias a su precio, abaratamiento de costes de comunicación y utilidad”.


Esta herramienta, que en principio únicamente tuvo repercusión para la universidad y algunos usuarios particulares, sin que fuera muy aceptada en el entorno empresarial, se ha convertido hoy en una herramienta de comunicación imprescindible.


  • Enviar por email
  • Imprimir
Volver