Noticias

Tendencias en cloud computing para 2018

9 Enero 2018 en TICbeat

Mantener el cloud computing como una de las tendencias para 2018 quizás sea algo obsoleto. No porque la nube haya dejado de ser interesante para las compañías, sino por lo contrario: es la opción por defecto para nuevos despliegues y un modelo de entrega más que maduro, incluso en sectores antaño reticentes como banca o AAPP.

Pero si seguimos incluyendo el cloud como un paradigma de moda es, precisamente, porque esa madurez no ha venido acompañada de una única aproximación al mercado. Hoy por hoy, las organizaciones siguen en pleno debate sobre el caso de uso que mejor aplica a cada pilar de la nube (pública, privada e híbrida) o las capas sobre las que trabajar (infraestructura, plataforma y software).

Todo ello en un mercado muy complejo, marcado por la enorme heterogeneidad en el caso del SaaS (donde prácticamente todo proveedor de software posee su versión en la nube), la creciente concentración en el caso de la infraestructura pública (AWS, Google Cloud y Microsoft Azure se reparten el pastel) y la enorme apuesta de marcas como IBM u Oracle para desplegar centros de datos y servicios que den respuesta a las propuestas de sus rivales nativos en este entorno.

Enormes desafíos, no tanto técnicos como de negocio y estrategia, que se complican aún más cuando incluimos en la ecuación la interrelación del cloud computing con otras tecnologías como IoT y tendencias como ciberseguridad. En TICbeat hemos considerado que los que mejor pueden versar sobre este tema son sus propios protagonistas, y por ello hemos preguntado a 13 actores relevantes de esta industria para que nos expongan sus previsiones cloud de cara a 2018.

Nube híbrida, protagonista

"Independientemente del punto dónde se encuentre una empresa en este viaje, en 2018 ha de haber aceptado el concepto de que la nube no es una barrera para el éxito y la innovación: es el único camino a seguir", explica Javier Valencia, director de Cloud en IBM España. "Seguimos viendo grandes cambios en las inversiones y en la cultura de las empresas, ya sea por razones de seguridad, cumplimiento con las normativas o para estar preparados para crecer a una escala infinita. Desbloquear la capacidad de entender tu negocio y a tus clientes que te puede dar los datos es fundamental para navegar con éxito en estos cambios".

Alex Caballero, Infrastructure & Data Management CTO en Atos, coincide en este diagnóstico: "La explosión de los servicios cloud, aportando facilidad de innovación junto a su coste variable, versatilidad, nuevas tecnologías y no depender de un histórico que impida la velocidad, ha sido una de las claves de esa realidad que veremos mantenerse en 2018". Para este experto, los modelos de nube híbrida serán los grandes protagonistas del nuevo curso. "Los grandes proveedores de tecnología cloud están proponiendo modelos y servicios que faciliten el uso de sus tecnologías tanto en modelos públicos como privados como un primer paso para conseguir modelos de gestión híbrida multifabricante, clave para el éxito final de una nube híbrida real. Veremos un avance significativo en los próximos años ya que es una tendencia global imparable".

Otro proveedor especializado en esta arena, Ibermática, coincide en incidir en la importancia de las apuestas híbridas. Jaime Gutiérrez de Mesa, Business Developer de Cloud Computing en esta casa, opina que "en lo que respecta a cloud y CPD la clara protagonista en 2018 va a ser la nube híbrida, y la prueba es que todos los grandes proveedores de nube pura ahora lo son de cloud híbrido. La razón es que las organizaciones tienen dos necesidades distintas: Los procesos de innovación y transformación digital que deben lanzarse en cloud público, y los servicios core, transaccionales, cuya migración a la nube es mucho más compleja y más costosa y duradera. El reto será saber cómo manejarse en el nuevo entorno híbrido o, dicho de otro modo, saber gestionar de manera consistente a lo largo de todos los entornos".

En palabras de Javier Cruz, director de desarrollo de negocio para Telefónica en Alcatel-Lucent Enterprise, "gracias a la facilidad para integrar diferentes nubes, e incluso nubes públicas y privadas, las empresas optarán por modelos híbridos cuando lo consideren oportuno, donde se aprovechará lo mejor de las nubes privadas (o incluso de despliegues en centros de datos de clientes) y lo mejor de los servicios a través de nubes públicas".

Opinión dispar alberga Lluis Altés - Managing Director del Digital Business World Congress (DES), quien se posiciona como un firme abanderado del cloud público por encima de los modelos híbridos.. aunque con algunas preocupaciones a tener en cuenta. "En 2018 la nube pública se convierte en la infraestructura principal para la mayoría de organizaciones a nivel mundial, 4 proveedores (AWS. Microsoft, Google e IBM) copan la mayor parte del mercado, lo cual implica la mayor parte de los ciberataques estarán orientados a socavar la seguridad de dichas infraestructuras en la nube", explica el experto, "Por un lado, coger las olas de la Inteligencia Artificial y del Internet de las Cosas genera crecimientos exponenciales en la nube pública, por otro lado, las empresas que desean simplificar las operaciones y facilitar a sus clientes el acceso a los servicios se moverán más agresivamente hacia la integración de SaaS, IaaS y PaaS en sus procesos comerciales".

A su vez, Roberto Beitia, presidente de Sarenet, abre el abanico a todos los segmentos y cree que seguiremos viendo nuevas propuestas en la industria: "El cloud computing seguirá ampliando mercado con ofertas cada vez más a medida del cliente, como cloud distribuido, híbrido, etc. También en este caso el cliente buscará bajas latencias para sus aplicaciones en la nube".

Todo ello con el telón de fondo de que no habrá un único operador cloud que trabaje en exclusiva con una empresa. Gabriel Maestroarena, Director de Ventas y de Desarrollo de Negocio para Data Center en Cisco España, explica al respecto que "durante 2018 veremos la consolidación de un mundo multi-Cloud, donde un único entorno Cloud será la excepción. Las organizaciones desplegarán sus datos y aplicaciones en nubes privadas y en nubes públicas como Google, Microsoft y Amazon, o en todas ellas. El reto será que las aplicaciones y los datos estén más seguros, mejor gestionados y orquestados de forma más efectiva, sencilla y flexible".

Contenedores, la nueva forma de desarrollos cloud

A nivel técnico, Nacho Herranz, responsable Cloud en Paradigma Digital, nos adelanta que las claves pasarán por desarrollos en la nube basados en contenedores; una tendencia ya introducida en 2017 pero que vivirá su gran consolidación el próximo curso. "Tenemos claros los cimientos sobre los que partiremos en 2018: el uso de contenedores ya se ha convertido en lo normal, las plataformas para gestionarlos utilizan Kubernetes como base y la nube es el mejor entorno para desarrollar productos digitales", afirma el ejecutivo.

En la misma línea, Sebastián Martínez, Business Development Manager de SUSE, cree que las organizaciones que hasta ahora solo se han planteado la adopción de la nube para la infraestructura como servicio (IaaS) se planteen un incremento en la adopción de tecnologías basadas en contenedores como servicio y plataforma como servicio (PaaS). "Este tipo de aproximación a la nube, basado en estándares como Cloud Foundry y Kubernetes, va a impulsar la creación por parte de las organizaciones de aplicaciones pensadas para ejecutarse de forma nativa para la nube que les permiten aprovechar todas las ventajas de trabajar en entornos de cloud híbrida", explica Martínez.

Para Ángel Pérez, Web Operations Director en Claranet, la containerización de aplicaciones (y Kubernetes como la tecnología dominante) es la gran tendencia que está marcando el sector ahora mismo. "Hablamos un método de virtualización de aplicaciones que permite desplegarlas sin atarse a ninguna infraestructura. Y en un contexto multiplataforma en el que los entornos híbridos empiezan a adquirir importancia, el factor independencia será clave para los negocios que busquen agilidad a la hora de desarrollar sus productos de valor", explica a este medio.

Crecimiento del 30%

Todos los proyectos TIC que imaginemos pasarán por cloud de un modo u otro porque no podemos olvidar que la nube no es una entelequia; es un concepto, una nueva manera de usar las TIC que realmente se materializa en los centros de datos de terceros. Algo así viene a ser el resumen de la filosofía de Arsys, compañía que prevé un crecimiento para el mercado cloud español del 30% anual, con un buen ritmo para todos los segmentos de actividad.

Otro estudio de SUSE profundiza en cuáles son las causas de que cada vez más empresas se sumen a la nube como modelo de despliegue preferido. En concreto, más del 60% de los profesionales TIC citó la reducción de costes como la principal razón a la hora de adoptar tecnologías cloud. Otras de las razones que respaldan la adopción de este tipo de tecnologías son mejorar la productividad de desarrolladores y programadores (59%), la consolidación del centro de datos (58%) y la mejora de la agilidad e innovación general del negocio (57%).

Susana Martínez, directora de Desarrollo de Negocio Cloud en Oracle, nos remite a las previsiones hechas por su CEO mundial, Mark Hurd, en el último OpenWorld. "Según él, la nube será el fenómeno que rija la evolución de la tecnología durante los próximos años y, mirando al año 2025, anticipa que el 80% de las aplicaciones en producción estarán en la nube y el 80% de los presupuestos de TI se dedicarán a servicios cloud". Para esta firma, la tendencia más clara es hacia la integración. "Las empresas necesitan soluciones modulares que puedan encajar en su estrategia sin tener que sufrir disrupciones en el servicio, siendo interoperables con otras y con los sistemas preexistentes".

"La tendencia para este nuevo año será de un mayor esfuerzo por acelerar esta transformación y la nube tendrá un especial protagonismo en los entornos tecnológicos. Administraciones públicas y grandes organizaciones están haciendo los deberes en cuanto a su adopción, si bien las medianas y pequeñas empresas por fin conocerán los beneficios que el cloud está proporcionando a los grandes negocios, por lo que se irán sumando paulatinamente a lo largo de 2018″, apunta a su vez Moisés Camarero Aguilar, Director General del Grupo Compusof.

Volver