Noticias

Tendencias en Big Data para 2018

10 Enero 2018 en TICbeat

¿Cuáles serán las tendencias en Big Data para 2018? Te mostramos lo que opinan las 13 compañías más innovadoras del sector en uno de los temas más candentes de los próximos meses. ¿Quieres saber qué nos han contado? Atento a este artículo.

Solo en 2015 se generaron nada menos que 145 Zettabytes, con la previsión de que las personas, máquinas y objetos conectados a Internet hagan lo propio con 600 Zettabytes de datos en 2020. La inmensa mayoría de esos 600 ZB, adelantados en un informe de Cisco, serán datos efímeros por naturaleza, y que nunca serán almacenados ni procesados. Igualmente, una gran mayoría de estos datos no son útiles. Se calcula que aproximadamente el 10% son datos útiles (es decir, 60 Zettabytes en 2020). Y, de ese total solamente otro 10% de datos (es decir, 6 Zettabytes) serán procesados y convertidos en valor de negocio mediante analítica de Big Data.

¿Cómo afrontar este desafiante escenario con la tecnología actualmente disponible? ¿Qué recursos o aproximaciones deben plantearse las compañías para abordar con éxito los desafíos presentes y futuros del Big Data? En TICbeat hemos preguntado a 13 de las principales compañías de este segmento para conocer cuáles son las opiniones más extendidas al respecto arrojando algo de luz a este incipiente y dinámico entorno.

"Los datos son 'el nuevo petróleo', se están convirtiendo en pieza clave de la sociedad y la economía", Antonio Conde, Director de IoT y Transformación Digital en Cisco España. "Durante 2018 las organizaciones utilizarán cada vez más la analítica de Big Data para optimizar procesos operativos, mejorar la experiencia de servicio a los clientes y la atención a los ciudadanos y generar nuevas fuentes de ingresos, principalmente mediante ofertas personalizadas. Pero la analítica de Big Data tendrá su mayor potencial en el análisis en tiempo real. Y aún más si el análisis se realiza en el extremo de la red, donde los datos conservan su valor".

"El Big Data en 2018 seguirá experimentando crecimiento debido a la penetración del IoT (Internet de las Cosas) que genera nuevas fuentes y mayor volumen de datos, y a su progresiva incorporación en los modelos de gestión de las empresas y de los organismos públicos, especialmente en el sector sanidad" explica a su vez Albert Trill, HPC Sales Specialist en Atos.

"También se espera un decrecimento de los costes asociados a las infraestructuras y la aparición de nuevas plataformas específicas para el procesamiento Big Data y la integración de las tecnologías de High Performance Computing (HPC) en lo que se ha dado a llamar HPDA (High Performance Data Analytics).. Asimismo cabe esperar sustanciales mejoras especialmente en la visualizacion de los resultados lo que permitiría su utilización a usuarios no tan expertos y por tanto un uso más generalizado. Sin embargo ligado al crecimiento y a la generalización aparecerán nuevos retos en cuanto a la seguridad de los datos".

Una opinión similar sobre la explosión de datos que (todavía) está por llover encima nuestra es la que guarda Enrique Serrano, CEO de Tinámica: "Veremos la extensión del machine learning y analítica avanzada a otros procesos en la empresa más allá de los relacionados con clientes y mercados: recursos humanos, cadena de producción, logística, compras y aprovisionamiento, etc. Eso, unido a la obligatoriedad de administraciones y organismos públicos para la reutilización y puesta a disposición de ciudadanos y empresas de bases de datos abiertas o la verticalización de soluciones analíticas basadas en big data en sectores donde aun no habían madurado (agricultura, industria pesada, etc.) seguirán impulsando al Big Data el próximo año".

2018 será, pues, el año en que se consolidarán las apuestas que ya han realizado muchas compañías para abordar este incipiente fenómeno. Eso cree, al menos, Oriol Torrecilla, director en el área de Tecnología de Everis: "En el ámbito Big Data en 2017 las empresas han conseguido desplegar proyectos estratégicos con claro impacto en su negocio. Los retos para 2018 que se presentan en nuestros clientes estarán, por un lado, en el Gobierno de la Información para asegurar la trazabilidad, el buen uso del dato y el cumplimiento de la normativa GDPR; y por otro lado, sacar el mayor provecho de los datos mediante la analítica avanzada totalmente integrada en la arquitectura tecnológica y en los procesos de la compañía".

La evolución técnica

Pero 2018 no sólo va a ser un año en el que el Big Data se verá transformado por su propia consolidación y los cambios en el contexto económico y regulatorio. También a nivel técnico veremos una evolució considerable el próximo curso.

"Tres van a ser las principales tendencias: Los sistemas de almacenamiento distribuido NoSQL de tipo time series; los sistemas distribuidos para la ingesta, procesamiento y análisis de señales y eventos IoT en tiempo real, los cuales permiten la adquisición y el procesamiento "al vuelo" de gran cantidad de datos; y finalmente las bases de datos con procesamiento basado en GPUs para acelerar los cálculos sobre información masiva, los cuáles aprovechan las altas prestaciones de las tarjetas gráficas para reducir tiempos de entrenamiento de modelos y análisis en proyectos de machine learning", nos cuenta Alberto Sotomayor, Business Developer de Analytics para Industria 4.0 de Ibermática. "La tendencia del análisis de datos avanzado mediante técnicas de Inteligencia Artificial la van a protagonizar los chatbots, que pueden responder a consultas o lanzar acciones a través del procesamiento de información en lenguaje natural".

Desde Oracle profundizan en una palabra clave respecto a los datos: inteligencia. "Estamos habilitando la incorporación de forma directa de la inteligencia al dato, permitiendo añadir precisión y rapidez a la toma de decisiones empresariales", adelanta José Luis Roncero, Director de Big Data y Analytics en Oracle. "El Big Data formará un tándem indisoluble con el aprendizaje automático, haciendo realidad la posibilidad de tomar decisiones y actuar en tiempo real con enorme precisión".

Mucho más cauto se muestra Roberto Beitia, presidente de Sarenet. "Gracias a los mensajes que lanzan reiteradamente los medios y gracias al empuje de los proveedores, habrá muchos clientes que den el paso hacia el Big Data. Ese primer paso obedecerá a un criterio de prudencia: vamos a almacenar los datos que se generan en nuestros procesos y más adelante ya veremos qué conclusiones podemos sacar de ellos".

Nuevas tecnologías Big Data, más posibilidades

Que el Big Data es un concepto plenamente asimilado no es ninguna novedad, pero éste se ha transformado en un caleidoscopio de múltiples tecnologías, algunas incipientes y otras aún prometedoras que esperamos ver crecer a partir del próximo año.

"La información en tiempo real geoposicionada, la importancia del cloud frente al on premise, la gestión de los metadatos, las arquitecturas híbridas y evolutivas con las funciones de fitness, Kubernetes como orquestador de contendores, nuevos lenguajes y herramientas de programación como Kotlin y Spring Cloud, la integración del procesamiento distribuido con la analítica de datos y el procesamiento en streaming, y los nuevos frameworks analíticos capaces de realizar simulaciones múltiples en paralelo utilizando decenas de los mejores algoritmos matemáticos y proporcionarnos la mejor solución posible son solo algunas de estas tecnologías", detalla Óscar Caballero de la Sen, Chief Data Officer de Orange España. "Pero por encima de todo, 2018 será el año de la mayoría de edad de los frameworks de machine learning e inteligencia artificial".

Eva García San Luis, socia responsable de D&A de KPMG en España, coincide en algunas de estas previsiones: "La visión en tiempo real irá  incorporándose con más fuerza a los lagos de datos, para resolver casos de uso como alertas de cliente o controles predictivos de operaciones. Igualmente, durante 2018 se irán incrementando las capacidades de exploración autónoma de los datos por parte del usuario final de negocio, a través de herramientas visuales y de virtualización; y comenzaremos a ver modelos de gestión de los datos, modelos analíticos y arquitecturas, como servicios remotos de desarrollo y mantenimiento, síntoma del inicio de la madurez del Big Data".

Por su parte, Daniel Higuero, director del 'Máster en Big Data y Analytics' y del 'Experto en Big Data' en el Centro Universitario U-tad, expone como prioridades técnicas para el próximo curso la gestión del dato y el data governance. "En 2018 deberíamos observar una evolución de este tipo de soluciones que faciliten su uso y explotación en entornos de producción integrando múltiples tecnologías base", afirma el docente. "Siguiendo en la línea arquitectural en lo referente al despliegue de soluciones Big Data, vemos también una tendencia natural a utilizar más recursos cloud en lugar de recursos on-premise. Esto es posible debido a las garantías de seguridad que nos ofrecen los proveedores de infraestructura cloud así como su coste de explotación".

Big Data para tomar decisiones

"Lo primero que te enseñan en cualquier escuela de negocios de prestigio es a tomar decisiones basándote en datos, por lo tanto está claro que en el 2018, donde los algoritmos de inteligencia artificial tomarán decisiones, se necesitarán datos, muchos datos. Se necesitará Big Data". Así de contundente se muestra Rafael Jiménez, CEO de Adinton. "Cualquier empresa que quiera ser un referente en su sector tendrá que pasar, ya no sólo a digitalizar su empresa con presencia y procedimientos online, sino a digitalizar toda su data. El potencial es enorme, puesto que cualquier empresa que digitalice sus datos de marketing, CRM, ERPs, contabilidad,... podrá, además de interconectarlos, ser capaz de crear su propio ecosistema digital, reflejando de manera fiel la realidad de la empresa".

Pero el Big Data por sí mismo no tiene valor, necesitamos un equipo formado por aquellos que formulan sus preguntas o necesidades de negocio y por aquellos que son capaces de lanzar dichas preguntas a los "datos" sabiendo gestionarlos, cuidarlos y mimarlos, añade el experto.

"Una de las principales tendencias del Big Data para 2018 es que las empresas puedan anticiparse a la demanda de sus consumidores. La gran cantidad de datos, junto con un análisis predictivo, otorgarán a las compañías una capacidad de anticipación y prevención a situaciones en las que, de otra forma, se verían perjudicados", coincide Amancio Junior, Managing Director de Analyticalways. "Por poner un ejemplo, una tienda de ropa sabrá perfectamente cuánto va a vender de cada unidad de producto, en qué lugar y con qué periodicidad, de manera que se ajustarán de forma precisa a la demanda de los clientes, evitando tener stocks de más y aumentando su rentabilidad".

Posibilidades increíbles y un potencial todavía por descubrir, cuyas implicaciones alcanzan a todos y cada uno de los segmentos de actividad que podamos imaginar. Desde Eurecat explican, por ejemplo, cómo el Big Data abre la posibilidad de desarrollar aplicaciones personalizadas que sean capaces de identificar y predecir estados cognitivos e intenciones de los clientes y tomar decisiones al momento, aportando de esta manera beneficios a las empresas que se dedican al comercio digital. ¿Será este el año del Big Data? Hagan sus apuestas...

Volver